10 septiembre 2006

Sobre el Autoritarismo



"Porque yo digo y punto".
"A usted se le paga por trabajar, no por pensar".
"Aqui se hace lo que yo digo, y al que no le guste, que se vaya".
"El que no está conmigo, está contra mi".

Creo que no hay nada que me enfurezca y saque más de mis cabales que el autoritarismo. Con este término no me refiero sólo a una forma de gobierno, sino al abuso de poder en todos los ámbitos: familiar, laboral, interpersonal. Hay autoritarismos sutiles, que se confunden con el engatuzamiento, y autoritarismos grotescos que rozan la humillación. Ante este intento de vulnerar la natural libertad humana hay respuestas rebeldes, casi siempre inútiles pero necesarias, respuestas evasivas, funcionales pero difíciles de sostener a largo plazo, y respuestas serviles, para mi tan detestables como el propio autoritarismo.

Crecí en el seno de una familia matriarcal de línea dura, y la irracionalidad de las órdenes emanadas y de las reglas establecidas me obligaron a invertir largas horas de tiempo, tratando de encontrar el motivo que configuraba disposiciones tan obtusas. En varios casos, renuncié a encontrarlo, en pro de la armonía. Es muy difícil sostener un estado de pugna permanente con la familia; así lo entendimos las partes en conflicto y firmamos una amnistía tácita sobre el féretro de mi viejo. No obstante, de algún modo agradezco esa crianza marcada por el autoritarismo: Aprendí desde muy joven a reconocer este cáncer en todas sus formas (hasta en las más sutiles), y desarrollé formas para combatirlo: El diálogo, la racionalización de las situaciones (cuando se puede), la evasión (cuando es algo pasajero o de escasa relevancia) o el enfrentamiento directo, cuando no queda otra salida.

Más fácil es encontrar el motivo de los autoritarismos gubernamentales: Ambición pura, aderezada con intentos de compensación de complejos de inferioridad y adobada con abundante resentimiento familiar y/o social. Circunstancias parecidas rodean el autoritarismo laboral, que muchas veses desemboca en mobbing o acoso moral.

Las personas de naturaleza pacífica solemos ser blancos frecuentes de conductas autoritarias, que en la mayoría de los casos soslayamos aplicando técnicas evasivas. Hasta que nos arrechamos. Y allí todas las respuestas contenidas estallan como una supernova.

¿Nos arrecharemos los venezolanos? Cada vez que leo o escucho cosas como "ordene, mi comandante" ansío mas ese momento, que a la vez temo por la espiral de violencia que es capaz de suscitar.

Mas sobre el autoritarismo en:

Ponencia publicada en la Universidad de los Andes
Definicion en Wikipedia
Autoritarismo Laboral

7 comentarios:

Sin Anestesia dijo...

Sal!! regresaste! Estabas perdido!
Si. No hay nada mas arrechante que el autoritarismo. No hay nada mas horrible que cuando los padres, el jefe o el maestro o el régimen se creen los dueños de la verdad absoluta, que tienen la vara de la verdad en la mano y es asi por que SI.
Es una enfermedad terrible, pero que a muchos les gusta, porque no hay nada mas jodido en esta vida que ser libre, adminisrar la libertad, ser responsable de sus actos y correr con las consecencias, eso es jodido.
Yo solo espero que el venezolano despierte, y no siga comiendo con tanto bla,bla, bla. y no se la cale mas.
Saludos,
Sina

Jogreg dijo...

Tu dabas con tres posibles respuestas a la conducta autoritaria: diálogo, evasión o enfrentamiento. ¿Sabes qué es aun más dificil? Discernir cuando escoger una u otra. A veces escogemos la salida que no es, y nos jodimos.
Y ahora, la pregunta: Ante nuestro caso-país-gobierno, ¿cuál escogerías? ¿A, B o C?
Escoger B es una irresponsabilidad...
Escoger A es ingenuo...
Escoger C es un peligro...
¿Y entonces, para dónde agarras?
Un abrazo, compadre.

gustavo dijo...

definitivamente, cualquier atentado contra las libertades del ser humano se aleja de mis paradigmas. Crecí en un higar donde la confianza, el consejo y el hacerse resposable de los porpios actos eran los pilares fundamentales. Desde que tengo memoria nunca pedí permiso para, sólo avisaba que iba a salir y a que hora aproximada llegaría. Desde que me cambié a este trabajo, hace casi dos años ya, pues he venido luchando contra las imposiciones y me he ganado un lugar de respeto y aprecio por mis jefes y he sido victima de malos comentarios por mis "osadias" que me han funcionado para dejar bien en claro cuales son mis opiniones y posiciones al respecto. Ojala todos tuviesemos la capacidad de revelarnos contra el autoritarismo, que muchas veces el miedo nos paraliza. venzamos los miedos y fijemos posicion es todo loq eu debemos hacer

Naky Soto dijo...

Carajo Saldivia... ¡que raro tú dando en la nuez! Le he dado tantas vueltas a este tema... pero cuando oigo al señor presidente hablar de Partido Único, de reelección indefinida, de volver a añadirle una palabra al nombre de nuestra maltrecha república... no pienso ni en huidas, ni en diálogos... pienso en el enfrentamiento ¡y de qué dimensiones amigo mio!

Nada pues, que estoy de vacaciones y prometí no contaminarme el ánimo.

Un abrazo grandote,

rafico dijo...

Cordial saludo

A veces sinento el autoritarismo en la religión.

Cuando cualquier debate o conversación se fundamenta en el dogma como premisa de argumentación.

-------

Pienso que el autoritarismo pasa como falacia argumentativa, me parece que hay muchos recursos viciados en los discursos que acuñan los mismos.

-------

Me uno a tu inquietud sobre los efectos que pueda crear en una sociedad tanto nivel de polarización.

-------

Hasta pronto.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

No existe nada peor que la "ranchificación" de un cerebro. El yo mando y los otros obedecen por qué sí y listo.

Lo demás es lo demás.

Todo lo mejor para ti.

PS: Creo que la tecnología me dió una pausa. Espero que sea larga y me deje visitarte.

moralexis dijo...

Solo faltó que incluyeras en los links sobre autoritarismo el portal: www.gobiernoenlinea.gob.ve y por supuesto:www.cubagob.cu/,
solo eso. De resto, -y para variar- impecable.