16 abril 2006

Youtube, ayudando a reconstruir la memoria

La verdad sea dicha, estoy enganchado a youtube.com como alguna vez lo estuve con napster, audiogalaxy y todas esas herramientas que me permiten recuperar los trozos perdidos de mi pasado; el placer de reencontrar un video, una canción, un pedacito de vida. Muchos de mis panas contemporáneos andan, con mayor o menor intensidad, en esa misma onda. ¿Tendrá ese fenómeno algún efecto sociológico relevante? ¿Nos convertiremos en adictos a nuestro propio pasado? O tal vez, ¿Nos sentiremos mas satisfechos, mas calmados, al saber que estamos saldando las deudas de nuestras memorias?

Quizás si viviese en un contexto con mayor facilidad de acceso a la historia audiovisual (creo que el Museo Audiovisual de Venezuela ya no funciona, si es que alguna vez lo hizo), si en mi adolescencia hubiese tenido la capacidad (económica y logística) de adquirir la música y los videos que hubiese deseado, no reaccionaría de modo tan entusiasta y pueril. Pero no me molesta que así sea; al contrario, cuando la tendencia contextual parece apuntar a que se hace cada vez más difícil hallar motivos para la felicidad, se agradecen estos pequeños placeres. Alguna vez leí que mucha gente desperdicia esos pequeños momentos de gozo esperando la Gran Felicidad… que nunca llega. Comulgo con esa sencilla filosofía.

Aún, claro, me quedan deudas audiovisuales pendientes con mi memoria. Me gustaría ver de nuevo a Doris Wells en “La Fiera” y en “Concurso Millonario”, a Tatiana y Marita Capote cantando “Algo Pasará” (versión de “There’s Something Going On de Frida) vestidas de leopardo magenta y morado, con el humo de óxido nítrico de fondo en el estudio de “Fantástico”, las presentaciones de Soda Stereo y Police en Venezolana de Televisión (impensables hoy), el especial de Medio Evo animado por ellos mismos, el piloto de “Venelocuras”, (proyecto fallido de Ariel Fedullo), la cuña erótica de Palmolive prohibida en 1985, el capítulo de la Video Jockey en que Corina Castro invitó a su imitadora Norah Suárez (la Disyoketta), Karina y Montaner cantando a dúo en el Miss Venezuela de 1987, la victoria de Venezuela sobre Brasil que le garantizó el segundo lugar en el Torneo de las Américas de Basketball en 1992 y un largo etcétera.

Entre tanto, disfruten de esta rareza (Fascinated - Company B), seguramente recordada por todos aquellos que de algún modo se sumaron a la fiebre de practicar “Aerobics” entre 1987 y 1990

4 comentarios:

Jogreg dijo...

Hola Jose... Yo creo que por una razón similar es que, en muchas oportunidades, cuando nos reunimos a conversar terminamos hablando de las comiquitas que veíamos cuando éramos chamos... La más vieja que recuerdo es Fantasmagórico, pero ahí Richard suele matarme con El Hombre Par o la Señorita Cometa, y ahí sí que estoy yo frito.
Por cierto, para conversar de estas cosas deberíamos vernos este fin de semana ya que el viernes cumplo años. Ya pronto les aviso cuáles son los planes.
Un abrazo grande para ti y para Pablito.

Alexis Mora dijo...

Como la industrial cultural toda, las formas de acceso a material que antes era inalcanzable ya forma parte del pasado. YouTube, como tantas otras ofertas digitales -podría hablarte de la radio por internet- son parte del futuro. Quien no lo entienda, que baje la santamaría. Felicitaciones a Jogreg por su cumpleaños. Saludos. Alexis.

Anónimo dijo...

Great site lots of usefull infomation here.
»

Anónimo dijo...

Very pretty design! Keep up the good work. Thanks.
»